Descubre la narrativa de
LORENZO CHAPARRO

LA CALLE DE LA BERENJENA

Y OTRAS HISTORIAS SIN GLUTEN
La Calle de la Berenjena - El primer libro sin gluten
Ver spot TV

Descargar extracto
Descargar extracto del libro
Descargar sinopsis
Descargar reseña del libro
Descargar apéndice
Descargar apéndice del libro
Ver spot TV

Extracto
Descargar extracto del libro
Sinopsis
Descargar reseña del libro
Apéndice
Descargar apéndice del libro
Descargar extracto del libroDescargar sinopsis sobre La Calle de la BerenjenaDescargar el apéndice sobre La Calle de la Berenjena

A PROPÓSITO DE “LA CALLE DE LA BERENJENA Y OTRAS HISTORIAS SIN GLUTEN”

¿Qué ocurre cuando la lógica —a veces ilógica— que nos mueve se invierte? A esta peculiar quiebra de la cotidianidad se enfrentan los personajes de La calle de la Berenjena y otras historias sin gluten, perdidos en un mundo que creen conocer, pero en el que, realmente, nada es lo que parece. Que se lo digan a los cazadores cazados de “Un adiós por WhatsApp” y “La buena acción del día”; o a los maniáticos de “Las llaves”, “Ranas” y “El coleccionista más absurdo del mundo”; o a los adictos a las redes sociales de “Woody selfi Barcelona”, “Bucle” y “El niño que sonreía demasiado”; o a los adolescentes con sus pequeños y grandes dramas de “Quiero alistarme en la legión”, “Uno no es de piedra” y “Follamigos”; o incluso a los perros de “Se llama Dumbo”, “Bonjour, Rosebud” y “Te quiero mucho”, más humanos que sus dueños. Relatos con los que Lorenzo Chaparro demuestra que la mejor literatura humorística se destila no de lo insólito, sino de situaciones corrientes en las que cualquiera puede verse atrapado, haciéndonos ver también que lo absurdo en realidad no lo es tanto, como demuestran a diario las noticias.
Pese a la variedad temática y formal de los cuentos, casi todos siguen las deslumbrantes líneas maestras trazadas en “El relato”:
“El autor, en un admirable ejercicio de estilo, había plasmado en tan solo dos páginas una narración perfecta, utilizando la sencilla trama de un cuento dentro del cuento, en medio de una atmósfera perturbadora que transitaba con facilidad pasmosa en la frontera entre lo real y lo fantástico. Un relato circular con un final tan deslumbrante como inesperado (…)”
También en el plano argumental aparecen hilos conductores de los que el lector se hace cómplice. El de las redes sociales y las nuevas formas de comunicación —o incomunicación— y su repercusión en las relaciones de pareja, es central en un libro rabiosamente contemporáneo como este, pero también son habituales los animales de compañía, los hoteles, los apagones, los ancianos o las referencias metaliterarias.
Igual de coherente es la división del libro en dos partes de similar extensión y encabezadas por la misma definición de humor- Pero si en la primera la comicidad va casi siempre de la mano de una ternura que ayuda a quitar hierro a broncas, como las de “Gran Hotel” o “Sucedió en un hotel”, a la altura de la última escena de El honor de los Prizzi, en la segunda la sonrisa se congela a veces en los labios del lector por la aparición de temas como la violencia machista; los abusos sexuales en el seno de la iglesia; la soledad más descarnada; el bullying en la escuela militar; o, sobre todo, el suicidio. Son las dos caras de la moneda, los sinónimos y antónimos del humor, que aparecen, como aviso o como tarjeta de presentación, en los respectivos encabezamientos.
Tanto el lenguaje, que es siempre preciso y sin rebuscamientos, como la forma del discurso —diálogo, narración o mezcla de ambas— se ajustan al ritmo requerido por cada argumento y cada situación comunicativa (es muy evidente en “Una ruptura amistosa” y “Mundo, demonio y WhatsApp”, que imitan las conversaciones por WhatsApp, y en “Qué complicado resulta todo”, donde los mismos hechos originan puntos de vista opuestos que fluyen a borbotones, sin signos de puntuación). En cualquier caso, manda en el discurso un tono coloquial realmente logrado.
Es difícil destacar algunos cuentos porque la lista sería larguísima y, obviamente, variaría según los gustos de cada lector, pero es casi seguro que habría acuerdo para incluir en ella joyas como “La promesa”, “Todo está escrito”, “Un adiós por WhatsApp”, “Un tipo duro”, “Ranas”, “No es bueno que el hombre hable solo”, “Follamigos”, “Uno no es de piedra”, “Yo solo quería una empanada”, “Bucle”, “Conflicto”, “Una ruptura amistosa”, “Woody Selfi Barcelona”, “La vida carece de sentido”, “Las llaves”, “Atención al cliente”, “La buena acción del día”, “Declaración”, “Próxima parada”, “La pareja” o la que da título al volumen, pequeñas obras maestras que no dejarán a nadie indiferente.
Apasionante, sorprendente, emocionante, divertido, tierno, y a veces triste… Todo esto y mucho más es La calle de la Berenjena y otras historias sin gluten, libro que reúne 71 relatos inolvidables, pequeños trozos de vida en los que la frontera entre la realidad y la ficción se difumina hasta hacerse indistinguible. No es extraño que Lorenzo Chaparro incluya citas de Julio Cortázar, uno de los grandes autores de relatos fantásticos de todos los tiempos; de Enrique Jardiel Poncela, famoso por su ironía inclasificable, y del divino Melville, con un fragmento de Moby Dick. Como ellos, y como el divino Dickens, y los más cercanos: Millás y Monzó, sabe mirar el mundo y contarlo desde una perspectiva original y nueva.

Callejero - La Calle de la Berenjena

«Nunca me interesó la felicidad descarada y explícita que suele desencadenarse con la clase de chiste que circula de boca en boca. Prefiero la felicidad que sobresale personalizada en medio de la amargura y el desencanto, como ocurre en el caso de Charlie Chaplin, que cuando se viste de vagabundo nos llena de una pensativa felicidad de la que a veces nos sentimos un poco culpables, como si nos afectase una alegría irresponsable que no nos lleva a disfrutar rotundamente, sin miramientos, sino que nos compromete en una felicidad inteligente y algo triste, que hace que en nuestros dientes se nos ponga enferma la sonrisa, como si en el momento de llevarnos a la boca la suculenta pata del centollo, se nos viniesen a la cabeza los ojos mendicantes del vagabundo que sólo puede permitirse chuparle el esqueleto al hambre.»

José Luis Alvite
Periodista y escritor

¿Quieres más información sobre
La Calle de la Berenjena?

La Calle de la Berenjea - El primer libro sin gluten
Disponible en todas las plataformas
Disponible en Amazon
Disponible en Librerías Nobel
Disponible en Google Play
Disponible en Ingram
Disponible en Casa del Libro
Disponible en Cegal
Disponible en El Corte Inglés
Disponible en Libros.cc
Disponible en Tagus
Sumérgete en el humor del anterior trabajo de
LORENZO CHAPARRO
¡LLÉVAME CONTIGO
A AFGANISTÁN!
Y OTROS RELATOS DE HUMOR
¡LLÉVAME CONTIGO
A AFGANISTÁN!
Y OTROS RELATOS DE HUMOR
Disponible en todas las plataformas
Disponible en Amazon
Disponible en Fnac
Disponible en Casa del Libro
Disponible en carrefour
Disponible en El Corte Inglés
Disponible en Mirahadas
Disponible en Amazon
Disponible en Fnac
Disponible en Casa del Libro
Disponible en Mirahadas
Disponible en Carrefour
Disponible en El Corte Inglés
Disponible en Amazon
Disponible en Fnac
Disponible en Casa del Libro
Disponible en Carrefour
Disponible en El Corte Inglés
Disponible en Mirahadas
Ver vídeo trailer

Descargar extracto
Descargar extracto del libro
Descargar reseña
Descargar reseña del libro
Descargar entrevista
Descargar entrevista del libro
Ver vídeo trailer

Extracto
Descargar extracto del libro
Reseña
Descargar reseña del libro
Entrevista
Descargar entrevista del libro
Descargar extracto del libro
Descargar reseña sobre Llévame contigo a AfganistánDescargar entrevista con Lorenzo Chaparro

¡Llévame contigo a Afganistán!

16 relatos de humor…
¡Llévame contigo a Afganistán
Far West Story

¡Llévame contigo a Afganistán
Cualquier día en cualquier árbol
¡Llévame contigo a Afganistán
Su primer día de trabajo
¡Llévame contigo a Afganistán
La letra G

¡Llévame contigo a Afganistán
Contractura

¡Llévame contigo a Afganistán
What a wonderful world
¡Llévame contigo a Afganistán
Psicosis según Belinda
¡Llévame contigo a Afganistán
¡Prosit, Karlitos!

¡Llévame contigo a Afganistán
El escritor

¡Llévame contigo a Afganistán
Si no encuentra la salida…
¡Llévame contigo a Afganistán
El pan nuestro de cada día
¡Llévame contigo a Afganistán
Un adiós interminable

¡Llévame contigo a Afganistán
Dulce y ruidosa Navidad

¡Llévame contigo a Afganistán
Cosas que ocurren a veces en todos los hogares
¡Llévame contigo a Afganistán
Yo solo quería entregar una pizza sin gluten
¡Llévame contigo a Afganistán
¡Llévame contigo a Afganistán!

Sinopsis
Un niño que se sube a un árbol sin razón aparente; una mujer empeñada en ir a Afganistán por amor; el revisor de un tren en su primer día de trabajo; un inmigrante keniano que pide limosna en Nochebuena; un monaguillo acusado de un robo en el lejano oeste; el uso desproporcionado que se hace de la plataforma YouTube, son los protagonistas de algunos de los divertidos y en ocasiones esperpénticos relatos de ¡Llévame contigo a Afganistán!
Historias desconcertantes; personajes increíblemente absurdos; planteamientos arriesgados… En definitiva, un enloquecido camarote de los hermanos Marx, donde todo tiene cabida en un maremágnum sinsentido, pero cuidadosamente elaborado para lograr la sonrisa del lector.

¡Llévame contigo a Afganistán! es una muestra de humor que intenta destruir todas las rigideces: la rigidez de la lógica, la rigidez de los hombres y hasta la rigidez del pesimismo. Un humor absurdo que abre las cárceles en que nosotros mismos solemos asfixiar nuestra inteligencia y nos despierta una sonrisa.

¡Llévame contigo a Afganistán!

16 relatos de humor…
¡Llévame contigo a Afganistán! - Far West Story
Far West Story

¡Llévame contigo a Afganistán! - Cualquier día en cualquier árbol
Cualquier día en cualquier árbol
¡Llévame contigo a Afganistán! - Su primer día de trabajo
Su primer día de trabajo
¡Llévame contigo a Afganistán! - La letra G
La letra G

¡Llévame contigo a Afganistán! - Contractura
Contractura

¡Llévame contigo a Afganistán! - What a wonderu
What a wonderful world
¡Llévame contigo a Afganistán! - Psicosis según Belinda
Psicosis según Belinda
¡Llévame contigo a Afganistán! - Prosit, Karlitos!
¡Prosit, Karlitos!

¡Llévame contigo a Afganistán! - El Escritor
El escritor

¡Llévame contigo a Afganistán! - Si no encuentra la salida...
Si no encuentra la salida...
¡Llévame contigo a Afganistán! - El pan nuestro de cada día
El pan nuestro de cada día
¡Llévame contigo a Afganistán! - Un adiós interminable
Un adiós interminable

¡Llévame contigo a Afganistán! - Dulce y ruidosa Navidad
Dulce y ruidosa Navidad

¡Llévame contigo a Afganistán! - Cosas que ocurren a veces en todos los hogares
Cosas que ocurren a veces en todos los hogares
¡Llévame contigo a Afganistán! - Yo solo quería entregar una pizza sin gluten
Yo solo quería entregar una pizza sin gluten
Lorenzo Chaparro - ¡Llévame contigo a Afganistán!
¡Llévame contigo a Afganistán!

¡Llévame contigo a Afganistán!

16 relatos de humor…
¡Llévame contigo a Afganistán¡Llévame contigo a Afganistán¡Llévame contigo a Afganistán¡Llévame contigo a Afganistán¡Llévame contigo a Afganistán¡Llévame contigo a Afganistán¡Llévame contigo a Afganistán¡Llévame contigo a Afganistán¡Llévame contigo a Afganistán¡Llévame contigo a Afganistán¡Llévame contigo a Afganistán¡Llévame contigo a Afganistán¡Llévame contigo a Afganistán¡Llévame contigo a Afganistán¡Llévame contigo a Afganistán¡Llévame contigo a Afganistán
Sinopsis
Un niño que se sube a un árbol sin razón aparente; una mujer empeñada en ir a Afganistán por amor; el revisor de un tren en su primer día de trabajo; un inmigrante keniano que pide limosna en Nochebuena; un monaguillo acusado de un robo en el lejano oeste; el uso desproporcionado que se hace de la plataforma YouTube, son los protagonistas de algunos de los divertidos y en ocasiones esperpénticos relatos de ¡Llévame contigo a Afganistán!
Historias desconcertantes; personajes increíblemente absurdos; planteamientos arriesgados… En definitiva, un enloquecido camarote de los hermanos Marx, donde todo tiene cabida en un maremágnum sinsentido, pero cuidadosamente elaborado para lograr la sonrisa del lector.
¡Llévame contigo a Afganistán! es una muestra de humor que intenta destruir todas las rigideces: la rigidez de la lógica, la rigidez de los hombres y hasta la rigidez del pesimismo. Un humor absurdo que abre las cárceles en que nosotros mismos solemos asfixiar nuestra inteligencia y nos despierta una sonrisa.
Secured By miniOrange